/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Agua sea-247390_1280

Published on December 10th, 2014 | by Marina Montes

0

¿Por qué el agua de mar es salada y la de los ríos no?

Desde el colegio hemos aprendido que el agua de mar es salada y los ríos llevan agua dulce. Si el agua de los ríos llega al mar, ¿cómo ocurre esto? Esta curiosidad sobre el agua del planeta es una de las que más llama la atención a los niños curiosos y que más pasan por alto los adultos. ¿Quieres saber la explicación lógica a por qué los océanos y mares son salados y los ríos no? Sigue leyendo y descubrirás por qué.

El ciclo del agua

Lo primero que puede darnos una pista es el ciclo del agua: la lluvia cae, el agua llega a la superficie, se filtra hacia el subsuelo, llega a los ríos y al final, hasta el mar donde vuelve a evaporarse. Así, someramente, el ciclo del agua ya nos orienta: el agua de la lluvia cae y erosiona la superficie de la tierra, de manera que va arrastrando pequeñas partículas en su camino hacia el fin, por lo que al llegar al mar, trae consigo diversas sustancias. Pero no es lo único que hace que el mar sea salado.

La salinidad del mar

La Tierra, tal y como la conocemos hoy, se formó hace miles de millones de años. En ese momento el planeta estaba en constante cambio físico y había numerosos cráteres volcánicos que llevaban a la superficie gases y magma que contenían partículas saladas. Estas se concentraron en lo que hoy son los mares y océanos. Aunque hoy en día los mares y océanos reciben menos sales que en sus orígenes, sí es cierto que sigue habiendo algún aporte a través de volcanes y fumarolas submarinas. Es lo que provoca la salinidad de los mares que, cuanto más pequeños y cerrados son, más concentrada es. De esta forma podemos encontrarnos con zonas en las que la sal del agua puede incluso modificar la densidad del agua haciendo que los elementos floten aún más en las aguas.

¿Y por qué los lagos son dulces?

Si analizamos el ciclo del agua vemos que muchos ríos desembocan en lagos. Y que también tienen un recorrido en el que el agua ha erosionado piedra y tierra y ha arrastrado diferentes partículas. Entonces, ¿por qué ese agua es dulce?, te preguntarás. La respuesta es sencilla: en los mares el agua se acumula conforme va llegando y lo único que ocurre es que se evapora por los rayos solares. Pero no existe una corriente de salida. En los lagos, sin embargo, el agua está en constante movimiento, porque llega a través de los ríos, pero también vuelve a salir. De esta manera, las partículas que lleva el agua también se van junto con ella y provoca que el agua se mantenga dulce con una mínima concentración de sales.

Tags: , , ,


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies