/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Alimentación thumbformat

Published on February 9th, 2016 | by Daniel Castillejo

0

Pescado basura

Se habla mucho de la comida que desperdiciamos en nuestras casas. De hecho, en Planeta Vivo hemos tratado el tema en algún artículo. Pero estos no son los únicos alimentos que se tiran a la basura sin haber sido digeridos por nadie. Los pescadores, por diversos motivos económicos y medioambientales, se ven obligados a tirar gran parte de lo que pescan. En los EEUU lo llaman Trash Fish (Pescado Basura) y hay un movimiento que reivindica su uso por sus muchos y variados beneficios.

El 91 % del pescado consumido en EEUU procede de otros países y dos terceras partes de dicho pescado son gambas, salmón, tilapia (casi toda procedente de acuicultura) y atún enlatado. Mientras nuestros océanos poseen una variedad enorme de especies que están esperando a ser consumidas. El problema estriba en que por modas, gustos, cultura gastronómica o normativas ambientales, los pescadores se ven obligados a tirar gran parte de lo que pescan para adecuarse a las muy restrictivas leyes ambientales o a los dictados del mercado. Esto hace que el número de especies que les son rentables económicamente sea pequeño.

Photo by Allan ZepedaExiste en la actualidad un movimiento en EEUU preocupado por esta cuestión, los Chef Collaborative, que organizan las llamadas “Fish Dinners” en las que proponen diferentes platos hechos con especies no comerciales y abundantes para generar un debate constructivo sobre este asunto. En otros lugares como España, por pereza o vagancia, cada vez nos salimos menos de los pescados grandes y sin espinas como el atún, la merluza y el rape, y estamos abandonando otros más locales y sostenibles como la caballa, la sardina, el chicharro o la breca. Si ampliáramos la variedad de lo que comemos, adaptándonos, además, a lo que hay en temporada, los pescadores tendrían más posibilidades a la hora de pescar y no tendrían unas ganancias tan concentradas en el año.

Como ya hemos visto en otras ocasiones, los consumidores tenemos el poder y la responsabilidad en lo que comemos. Podemos condicionar, con nuestras decisiones, la política de compras de los grandes distribuidores, que se tendrán que plegar a lo que les demandamos que vendan. La UE aprobó hace un año una ley que intentaba controlar los descartes en la pesca, obligando a los pescadores a llevarlos a puerto y a gestionarlos conforme a la normativa. Está por ver que sirva para algo. Lo que si está claro, es que nosotros, con nuestras decisiones en la pescadería, podemos influir mucho en que los pescadores hagan su trabajo de forma más sostenible.


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies