/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Alimentación ideas-para-hacer-brotes-legumbres

Published on September 26th, 2014 | by Seline Von Nass

Brotes, un producto que no volveréis a comprar en el supermercado

 

Desde hace mucho tiempo la cocina asiática me encanta, de hecho la comida china es una de mis debilidades, y uno de los ingredientes que podemos encontrar en muchos de sus platos son los brotes de soja.

Durante mucho tiempo compraba unos pequeños tarritos de estos brotes en una tienda especializada, pero desde que se lo fácil que es “cultivar” tus propios brotes (y no solo de soja) los hago yo misma en casa. 

¿Qué brotes podemos hacer nosotr@s mism@s?

Podemos “cultivar” cualquier leguminosa o grano de cereal, aunque los más “típicos” son: legumbres (garbanzos, lentejas, porotos mung, soja, alfalfa), cereales (trigo, cebada) así como berro, rábano, calabaza, girasol, lino, sésamo, etc.

¿Qué necesitamos?

1 frasco de conserva de vidrio de un litro o más.

3 cucharadas de nuestro ingrediente, sin tostar ni congelar.

1/2 litro de agua.

1 gasa o tela fina.

PREPARACIÓN

1. Lavamos nuestro ingrediente y lo ponemos en remojo en el frasco con el 1/2 litro de agua. Cubrimos la boca del frasco con la gasa.

2. Ponemos el frasco de pie en un lugar oscuro y cálido (unos 20 grados). El tiempo varía según el ingrediente, de 9 a 12 horas si lo que “plantamos” es alfalfa o fenogreco y de 12 a 15 horas para todo lo demás.

3. Cuando pase el tiempo escurrimos y enjuagamos con agua tibia.

4. Dejamos el frasco en el mismo sitio, pero esta vez sin agua (solo tiene que estar húmedo) y tumbado (con las semillas repartidas por todo el frasco).

5. Enjuagamos 2/3 veces durante los primeros 3 días. A partir del tercer día basta con hacerlo una vez al día. Hay que mantener nuestros futuros brotes húmedos, sin exceso de agua (para evitar que aparezcan hongos) y bien oxigenados (para que no aparezca moho por falta de aire).

6. En el cuarto/quinto día ya podremos ver como aparecen los primeros brotes. Cuando los brotes alcancen los 2/3 cm sacamos el tarro durante un par de horas para que le de la luz, pero que no sea de forma directa. Con esto ayudamos a que el brote pueda hacer la fotosíntesis. Esto favorece la creación de vitamina C y de esta forma tendrá mejor sabor.

7. Una vez nuestros brotes estén listos los podemos conservar durante una semana en el frigorífico. Debemos guardarlos bien escurridos y secos.

NOTA

Si vamos a consumir brotes de diferentes ingredientes es preferible hacerlos por separado, ya que cada uno necesita diferentes tiempos.

Yo suelo empezar una nueva remesa al día siguiente de pasar al frigorífico la anterior, para así tener siempre brotes frescos.

Si os encontráis con muchos brotes podéis congelar los que no vayáis a consumir, pero perderán la mayor parte de sus propiedades beneficiosas que nos aportan al organismo.

 


About the Author



Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies