/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Ciencia f_ots_muration_150203

Published on August 19th, 2015 | by Daniel Castillejo

No nos olvidemos

Llevamos ya casi un año publicando noticias relacionadas con el medioambiente y la sostenibilidad de nuestra sociedad sobre la el planeta tierra, y me da la sensación de que muchas veces nos obsesionamos con buscar la manera de reducir nuestro impacto sobre la naturaleza al mínimo posible y nos olvidamos de qué es lo que estamos intentando proteger. Cada vez tengo más claro que todo el tema del cambio climático y sus consecuencias nos afectan, principalmente, a nosotros, los que lo estamos provocando. Siempre se habla de la naturaleza, de si el planeta lo aguantará… Y creo que todo eso son pamplinas antropocentristas. El planeta aguantará, igual que se ha sobrepuesto a peores cataclismos a lo largo de su existencia. El problema es para nosotros, que seremos los principales perjudicados. Y, si seguimos en la misma línea que estamos, habrá que ver si somos capaces de sobrevivir como civilización.

Bueno, a lo que voy, que hace poco me encontré con un vídeo en la web de la cadena NBC en el que se ve una gigantesca bandada de estorninos realizando lo que, a nuestros ojos, parece una coreografía perfectamente orquestada, y me ha parecido un maravilloso ejemplo de lo que creo que intentamos proteger los que pensamos en llevar una vida lo más sostenible posible, aparte de a nosotros mismos: la naturaleza. Bosques, ríos, lagos, montañas, animales, amaneceres, nubes, viento… todos forman parte de ella y son parte de un diseño que funciona a la perfección y del que nos queda todavía muchísimo que aprender.

Lo que se ve en el vídeo, grabado en el Sur de Israel, es una bandada de decenas de miles de estorninos que se mueven al unísono sin que los científicos hayan encontrado todavía una explicación a este comportamiento colectivo. En Reino Unido, donde se producen muchos “bailes” de este tipo en otoño, se les llama “murmuraciones”. En España también se dan, aunque de menor tamaño, en invierno, cuando llegan aves provenientes del Norte de Europa para escapar del frío. ¿Y si intentamos imitar a los estorninos y trabajamos juntos para reducir nuestro impacto sobre el planeta al mínimo y garantizar así la vida de las generaciones futuras? Quizás sea la única manera de conseguirlo.

 


About the Author



Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies