/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Energía IMG_20160810_204710

Published on August 17th, 2016 | by Sergio Navacerrada

0

Autogas o GLP. Ventajas e inconvenientes

El GLP es un gas licuado derivado del petróleo y que supone el tercer tipo de combustible más popular del mundo.

Beneficios medioambientales

Comparado con la gasolina, emite alrededor de un 15% menos de CO2, por lo que si todos los vehículos de gasolina se convirtieran, supondría un ahorro de millones de toneladas de CO2. Comparado con el diesel, rebaja también el nocivo NOx y las partículas.

El hecho de reducir la polución en comparación con el diesel (éste último  se ha visto beneficiado, especialmente en Europa, por políticas que lo promovían por su reducción de CO2) está llevando a este combustible a encontrar muchas voces a favor de su uso. El diesel ha resultado ser muy incómodo en ciudades por las partículas generadas. El think tank británico, organización sin ánimo de lucro que persigue nuevas ideas y políticas para mejorar los servicios públicos, se ha pronunciado a favor de este tipo de combustible.

Existen kits de conversión para casi cualquier vehículo de gasolina (los diesel se complican y aunque técnicamente es posible, en la práctica no se consideran), lo que lo hace una opción interesante si no quieres renovar tu automóvil.

Picture1

Incovenientes para el medioambiente

El GLP no deja de ser un combustible fósil que en la práctica es una mezcla entre butano y propano, presentes en el gas natural y petróleo. Esto es, algo que como sabemos es finito y al fin y al cabo, no deja de liberar gases de efecto invernadero. ¿Mejor que la gasolina y el diesel? Sí, pero por debajo de alternativas eléctricas, híbridas, transporte público, bicicleta,…

El hecho de poder convertir un vehículo “sucio” en algo menos sucio, lo convierte en atractivo para una transición hacia un nuevo modelo de movilidad.

Al igual que en su día el diesel era el mirlo blanco, el día de mañana nos podemos encontrar que el GLP no resulta tampoco una opción para las ciudades. No deja de contaminar y depender de un combustible fósil.

IMG_20160810_204703

Ventajas para los usuarios

La más llamativa de todas es el precio. El hecho de que el coste del litro sea un 45% más barato, lo hace muy atractivo. El ahorro total puede ser en torno a un 30%, ya que es casi un 20% menos eficiente, es decir, se necesita más volumen para recorrer la misma distancia que la gasolina.

La otra gran ventaja es que no anula el método convencional. Convive perfectamente con la gasolina actual, por lo que generalmente, la autonomía se duplica. El método de paso de un combustible a otro es transparente al conductor o puede ser inducido por éste con solo pulsar un botón.

Por último, mencionar que si eres una persona con sensibilidad medioambiental, te sentirás algo mejor al saber que estás reduciendo tu huella. Por cada kilómetro recorrido, es menos el CO2 que vas emitiendo.

Inconvenientes para los usuarios

Cuando se convierte un vehículo de gasolina a bi-fuel (soporta GLP y gasolina), hay que instalar un depósito adicional. Dependiendo de las características y, sobre todo del espacio disponible, esto puede ser un auténtico problema. En vehículos pequeños el maletero puede quedar muy reducido o prácticamente anulado. También hemos visto el caso de un monovolumen en el que se ha instalado en uno de los múltiples compartimentos bajo los pies sin apenas impacto para los usuarios.

Otro gran inconveniente es el hecho de que las estaciones de servicio no tienen todas aún el GLP. Está creciendo, pero ni de lejos está en cada una de ellas. Esto se minimiza como problema al saber que siempre puedes recurrir al combustible tradicional.

El hecho de que el kit de instalación cuesta un dinero, lo convierte también en una barrera de entrada. Dependiendo de los modelos, es algo que estará entre 1.500 y 3.000 euros. Esto es algo que obliga a hacer números antes de aventurarse a hacer la conversión. Dependiendo del consumo, saldrá rentable si se hacen más de 10.000kms/año en caso de vehículos de gran cilindrada o V8 y si se hacen más de 30.000kms/año en vehículos pequeños. Son cifras muy orientativas, mejor calcular para cada caso particular.

También mencionar que el precio, aunque parece que los políticos están comprometidos a que sea entre un 40% ó 50% más barato que la gasolina, puede variar. Ya sabemos que un altísimo componente del precio de los carburantes son impuestos y que ahora esté barato, no garantiza que en el futuro lo vaya a estar. Cuando hablamos de políticos, compromisos, impuestos,… se introduce un grado de incertidumbre nada despreciable.

El sector

El GLP ha sido tradicionalmente un combustible para taxis y buses. Sin embargo, en países como Turquía goza de mucha popularidad, con millones de vehículos utilizando.

La Unión Europea está incentivando el uso del GLP con objeto de reducir emisiones y hacer las ciudades más habitables. Recordemos que ciudades como París, Londres o Madrid tienen estrictos planes de acceso al centro de la ciudad en vehículos y es que la contaminación está en niveles insoportables. El GLP está siempre beneficiado -de momento- cuando se trata de catalogarlo, normalmente igualado al eléctrico a efectos de acceso a estas ciudades.

La exención del impuesto de matriculación, la ayuda en determinados periodos a la conversión y bonos de las compañías que promueven el GLP están haciendo que la conversión sea algo más asequible para los bolsillos.

Los fabricantes de vehículos no son ajenos a este auge y están vendiendo más y mas vehículos bi-fuel. Aquí una lista sacada de autocasión:

Alfa Romeo Giulietta 1.4 TB GLP con mecánica de 120 CV.
Citroën C3 VTi GLP de 95 CV.
Dacia Logan 1.2 GLP de 75 CV.
Dacia Sandero 1.2 GLP de 72 CV.
Dacia Sandero 1.2 GLP de 74 CV.
Dacia Logan MCV 1.2 GLP de 75 CV.
Dacia Dokker 1.6 GLP de 84 CV.
Dacia Lodgy 1.6 GLP de 84 CV (disponible en 4 niveles de acabado).
Dacia Dokker Van 1.6 GLP de 84 CV (vehículo comercial).
Dacia Duster 1.6 GLP de 84 CV.
Fiat 500 1.2 GLP de 69 CV.
Fiat Panda 1.2 GLP 69 CV.
Fiat Punto 1.4 GLP 77 CV.
Fiat 500 L 1.4 turbo GLP de 120 CV (con 3 niveles de acabado).
Ford Fiesta 1.4 GLP de 92 CV (con dos niveles de acabado).
Ford Focus 1.6 GLP de 118 CV (con dos niveles de acabado).
Ford B-Max 1.4 GLP de 86 CV (con dos niveles de acabado).
Ford C-Max 1.6 GLP de 117 CV (con dos niveles de acabado).
Lancia Ypsilon 1.2 GLP de 69 CV.
Opel Adam 1.4 GLP de 87 CV.
Opel Corsa 1.4 GLP de 90 CV (con dos niveles de acabado).
Opel Astra 1.4 Turbo GLP de 140 CV (con dos niveles de acabado).
Opel Insignia 1.4 Turbo GLP de 140 CV (con carrocería de 4 y 5 puertas).
Opel Meriva 1.4 GLP de 120 CV.
Opel Zafira Tourer 1.4 Turbo GLP de 140 CV.
Opel Mokka 1.4 turbo GLP de 140 CV.
Renault Clio 1.2 GLP de 75 CV.
Subaru XV 1.6 GLP de 114 CV (dos niveles de acabado).
Subaru XV 2.0 GLP de 150 CV (dos niveles de acabado).

La opción está ahí y cuesta entender que no haya sustituido totalmente a la gasolina en el pasado. También costará entender que sabiendo que es algo finito, no vayamos un paso más allá, especialmente en la renovación de vehículos nuevos.

 

Tags: , , , , ,


About the Author

No hay evento capaz de superar la ratio satisfacción/coste de una puesta de sol.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies