/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Energía certificacion

Published on September 23rd, 2014 | by Daniel Castillejo

0

Rehabilitación energética de viviendas

De acuerdo con el  informe del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía) “Análisis del consumo energético del sector residencial en España”, de 2011, el consumo de energía de las viviendas representa un 17 % del total en nuestro país, y el 25 % de la energía eléctrica, cifras nada desdeñables. El residencial es, pues, un sector importante en la lucha por reducir el consumo energético en España, más cuando somos un país con una alta dependencia energética del exterior.

El consumo energético en una vivienda se distribuye, aproximadamente, de la siguiente manera: un 47,8 % corresponde a la calefacción/refrigeración, un 18,9 % al agua caliente sanitaria, un 21,7 % a electrodomésticos y un 4,1 % a la iluminación. Como se puede ver en el gráfico, donde podemos reducir más el consumo es en el acondicionamiento de la temperatura del hogar (calefacción/refrigeración), en la generación del agua caliente sanitaria. y en los electrodomésticos que usamos en la vivienda.

Gráfico Consumo Residencial (Fuente: IDAE)En el acondicionamiento de la vivienda podemos incidir en dos aspectos: la mejora de la piel del edificio y el uso de equipos de acondicionamiento más eficientes. La piel del edificio (fachada, suelo, ventanas y cubierta) es la que lo aisla del exterior, conservando una temperatura óptima, como un buen abrigo. La fachada, el suelo y la cubierta se pueden mejorar aumentando el grosor del aislamiento. Las ventanas, en viviendas antiguas, suelen ser de vidrio simple, por lo que sustituyéndolas por unas más modernas, de vidrio doble tipo climalit, mejorarán mucho el aislamiento de la vivienda. Con estas medidas conseguiremos reducir el consumo energético del edificio.

Si mediante la mejora de la piel del edificio seguimos necesitando equipos para acondicionar la vivienda, será interesante acudir a aparatos de clase A, en el caso de la climatización o la elección de sistemas de calefacción de baja temperatura (suelo radiante) combinados con calderas de combustibles renovables (pellets, por ejemplo). También es posible, mediante el diseño, la calefacción o refrigeración del edificio sin consumir energía alguna, pero esto sólo sería aplicable a viviendas de obra nueva o que puedan sufrir modificaciones en su volumetría.

Para el agua calieHome-imgnte sanitaria se pueden elegir equipos más eficientes que los que existan en el hogar. Un termo de gas será mucho más eficiente y económico que uno eléctrico. Una caldera de pellets siempre será mejor que una de gasóleo. Pero, sin duda, la estrella en un país tan soleado como el nuestro sería el agua caliente solar, que puede reducir el consumo hasta en un 80 % en algunos momentos del año.

En cuanto a los electrodomésticos, lo mejor es elegirlos en función de la letra de su etiqueta energética, que va de la A (equipos de menor consumo) a la D, y evitar también que queden en standby, apagándolos totalmente cuando no los necesitemos. Además, deberemos hacer un uso más eficiente de estos aparatos, lavando con agua fría cuando podamos, aprovechando la inercia térmica al cocinar, eligiendo el programa apropiado en el lavavajillas…

Para muchas de estas actuaciones existen multitud de ayudas en la actualidad, del Gobierno Central, de los Gobiernos Autonómicos y de los Ayuntamientos, así que no tenemos excusa para no actuar. La rehabilitación energética puede suponer, además, un gran balón de oxígeno para un sector tan castigado por la crisis como es el de la construcción.

 


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies