/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Reciclaje 11822688_1074038035959501_4949641797952956593_n

Published on September 9th, 2015 | by Daniel Castillejo

Bolsos para comérselos

Todos los martes y sábados tiene lugar el mercadillo al aire libre más grande de Holanda, en Rotterdam. El mercadillo también tiene un récord en residuos de frutas y verduras, aproximadamente 3.500 kg cada día. Además, a los vendedores les cuesta 12 céntimos de euro deshacerse de cada kilo de residuos, lo que provoca que algunos de ellos lo hagan de forma ilegal.

Un grupo de diseñadores de la Willem de Kooning Academie, de Rotterdam, pensó que había que dar una solución a este problema, así que se pusieron a trabajar. Pensaron que la comida, aunque sea en forma de residuos, no era un desecho, así que buscaron inspiración en el mundo gastronómico. Los grandes chefs usan la fruta y la verdura para crear grandes experiencias sensoriales como guarnición en sus mejores platos. Una de las técnicas que usan consiste en aplastar, cocinar y secar la fruta para crear un producto que ellos llaman “cuero de fruta” (fruitleather). En español también se llama “fruta seca”.

Y esto fue lo que hiceron, creando un producto nuevo a partir de los residuos del mercadillo. Con este “cuero” diseñaron diferentes productos. Uno de ellos es el “bolso de cuero de fruta”, que ha probado la calidad y usabilidad que tiene el material. Con esto, el colectivo de diseñadores holandeses quiere sensibilizar sobre la cantidad de comida que se desperdicia en Holanda y proponen una solución viable al problema. Diseño sostenible en toda regla.


About the Author



Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies