/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Reciclaje jabon casero

Published on November 14th, 2014 | by Seline Von Nass

Reciclar aceite usado I: Jabón casero

Muchas veces no sabemos qué hacer con el aceite usado y lo llevamos a los contenedores de recogida de aceite usado, ¿pero y si pudiéramos hacer algo un poco más útil con ese aceite?

Por eso, desde hace tiempo hago jabón con aceite y sosa. Hay muchas formas de hacer jabón, hoy os traigo la receta básica, “la de toda la vida”.

Desde que tengo uso de razón mi madre ha usado este jabón blanco para quitar las manchas más difíciles, pero aparte de tener un gran poder de limpieza es fantástico para limpiar todo tipo de superficies ya que no las daña y al no llevar perfumes es perfecto para pieles atópicas.

Este jabón se hace de una manera muy fácil, aunque debemos tener cuidado ya que la sosa cáustica es muy irritante. Por esta razón es conveniente usar guantes, gafas protectoras y una bata o delantal, de esta forma evitaremos riesgos innecesarios.

Una cosa que debemos tener en cuenta es que tenemos que hacer el jabón en un lugar muy bien ventilado.

INGREDIENTES (Por litro de aceite)

1 litro de aceite

345 gramos de agua

135 gramos de sosa cáustica

 

Empezamos mezclando la sosa y el agua. Debemos incorporar poco a poco la sosa en el agua, nunca al revés. Esta mezcla se debe hacer en una palangana de plástico adecuado para ello o en un recipiente de acero inoxidable. Si queréis hacerlo en un recipiente de plástico podéis preguntar en cualquier ferretería.

La mezcla de sosa y agua se pone muy caliente (80ºC) por lo que tenemos que dejar que se enfríe. Si tenéis prisa por hacer el jabón podéis usar un termómetro de alcohol para controlar la temperatura, ya que se deben mezclar la lejía cáustica y el aceite con una temperatura muy similar (como mucho 5ºC de diferencia). Lo ideal son 40ºC, pero yo lo que suelo hacer es dejar que se enfríe un poco la lejía cáustica antes de incorporar el aceite.

Una vez tenemos el aceite y la lejía cáustica a una temperatura similar los tenemos que mezclar. Ponemos el aceite en un recipiente y vamos echando poco a poco la lejía cáustica. Para evitar estar 1 hora removiendo hasta llegar a tener la textura deseada podemos remover la mezcla con una batidora, eso sí, con mucho cuidado de que no salpique. El movimiento debe ser siempre constante, tanto con la batidora como si lo hacemos de forma manual para evitar que se corte.

Cuando la mezcla tenga una consistencia parecida a la leche condensada podemos añadir algún aroma, decoración o colorante. Ya solo queda poner nuestro jabón en un molde y meterlo en una caja en un lugar alejado de la luz, el calor y la humedad durante al menos un mes para que al usarlo no nos produzca quemaduras. En caso de que queráis usar un molde grande y después hacer pastillas individuales es aconsejable dejar reposar 24 horas, desmoldar y cortar. Una vez cortados dejamos reposar durante un mes las pastillas.

 

 


About the Author



Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies