/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Transporte ecoreco6

Published on November 17th, 2014 | by Sergio Navacerrada

0

A fondo: EcoReco Scooter, un patinete eléctrico con mucho que decir

Hemos contado durante dos semanas en la redacción de Planeta-Vivo con un patinete eléctrico Ecoreco M3 para prueba. Lo cierto es que hemos disfrutado en este tiempo de él y a veces lo hemos utilizado para algo más que probarlo para escribir sobre él.

Características

Las características básicas no dejan indiferentes a los potenciales usuarios: alcanza 35 km/h de velocidad máxima, tiene una autonomía de 35 kilómetros y se recarga al 85% en solo 2,5 horas. Para el 100%, algo más de 4 horas.

Lo primero que llama la atención del modelo es la sólida estructura. Aunque pesa “solo” 15 kilogramos y es plegable, es bastante compacto y su única articulación está reforzada con doble mecanismo de seguridad con pestillos que aseguran la perpendicularidad de las barras principales.

Al sacarlo de la caja, se nos despliega prácticamente solo. Solo hay que tirar del manillar hacia arriba y las piezas van auto-encajándose.

ecoreco1
Una vez abierto, encontramos la pata de apoyo tipo bicicleta pero de dimensiones muy reducida. Es útil y no añade peso apenas.

Las manetas del manillar son dos y cada una cumple con una misión diferente. A la izquierda el freno, tipo maneta de freno de bicicleta y que actúa sobre la rueda trasera. El freno tiene la potencia necesaria y no bloquea la rueda con facilidad.

A la derecha tenemos una maneta tipo palanca muy reducida en tamaño y que hace las veces de acelerador. Por razones de seguridad, no se bloquea, de modo que si por cualquier motivo no estuviéramos agarrando la palanca, el patinete dejaría de acelerar de manera automática y tendería a pararse.

ecoreco3
El panel de control es una pequeña pantalla retroiluminada que hace de cuenta kilómetros parcial, total y de velocímetro. También proporciona información de los ciclos de carga de la batería. Es una de las atracciones principales y conmuta de un modo de funcionamiento a otro con uno de los botones presentes. Tiene buena visibilidad y puede cambiarse de unidades, utilizándose también el sistema métrico internacional además del americano.

Las ruedas son de goma sólida, lo que quiere decir que no vamos a pinchar y quedarnos sin completar nuestro recorrido.

El cargador es ventilado, lo que evita el sobre-calentamiento y reduce el peligro de incendio. Es algo grande, pero afortunadamente, no lo usaremos a menudo ni tendremos que transportarlo con nosotros.

La plataforma de subida tiene una anchura suficiente para plantar los pies en paralelo lado a lado, aunque lo habitual será colocarlos en línea.

Para arrancar, también por razones de seguridad, requiere tener ya cierta velocidad. De no ser así, el motor no impulsará. De esta manera se evita caer por tirones involuntarios. Por ello, el primer impulso es siempre una patada de usuario.

Rodando

ecoreco5
Una vez hemos terminado el análisis en estático, llega el momento de subirse a él y utilizarlo en un caso real, desplazándonos de casa a la oficina utilizándolo en combinación con el transporte público, en nuestro caso, un barco que nos cruzará la bahía, pero bien podría haber sido un tren, un bus, un metro suburbano o incluso un taxi o vehículo particular.

Nuestro trayecto consistirá en un desplazamiento inicial de dos kilómetros y medio donde el 90% se hará sobre carril bici. Posteriormente subiremos al ferry, donde colocaremos el patinete en la zona de bicicleta o bajo el asiento, según convenga. Por último, tendremos que hacer un kilómetro adicional por recorrido urbano, donde contaremos con carril bici durante un 60% del trayecto, pero es un carril bici prácticamente compartido con tranvías.

La experiencia tras hacer este recorrido durante dos días es buena en líneas generales.

Los 15 kilogramos son poco comparados a cualquier otro medio motorizado pero se hacen notar cuando hay que cargar con él sin rodar. Aún así su compacto tamaño una vez plegado hace que sea muy fácil llevarlo a prácticamente cualquier sitio.

Es un dispositivo manejable pero no conviene confiarse. A 35 km/h, cualquier caída puede tener cierta repercusión sobre la integridad física, por lo que hay que andar concentrado e ir adquiriendo nivel progresivamente. Conviene llevar casco de bicicleta y cubrir la piel. En nuestro caso particular, compartimos carril bici con tranvías y hay que tener precaución de cruzar los raíles del tranvía con un ángulo de corte adecuado para no encarrilarse dentro y perder el control. Es algo que en esta ciudad ocurre frecuentemente a las bicicletas.

La gran ventaja es que una vez que llegamos al destino, simplemente lo transportamos con nosotros. Es una sensación rara tener el medio de transporte bajo la mesa de trabajo.

La transición de calle a acerado, con bordillos, hay que hacerla parando. El tamaño de las ruedas y la suspensión no recomiendan saltos ni golpes de frente. Si el recorrido no es del todo plano, se notará y vibrará.

Su aceleración no es gran cosa. Tampoco hace falta y además es el principal consumidor de baterías. Su velocidad punta sí llama la atención allí por donde va.

Podemos decir que ha sido una buena experiencia y que ha reducido el tiempo en el que normalmente hacemos los mismos trayectos.

Usos

ecoreco4
– Desplazamiento del último kilómetro. Es el que hemos realizado y se trata de complementar algún transporte público que no llega a la puerta de casa o de la oficina. Si tienes la suerte de vivir cerca del trabajo, puedes hacer el recorrido completo. La posibilidad de hacer más de 30 kilómetros sin recarga, lo posicionan como ideal para su uso diario. Si en tu ciudad hay carril bici, primero deberás informarte de si está permitido el uso por vehículos eléctricos a motor. Algunas normativas municipales se oponen a ello.

– Patrullaje. No son pocos los recintos que requieren desplazamientos en su interior para vigilar su integridad. Urbanizaciones cerradas, complejos industriales con perímetro cerrado, aeropuertos, parkings de centros comerciales, obras de construcción con maquinara y materiales que requieren ser vigilados… El personal de seguridad puede encontrar en el ecoreco un aliado para desplazarse de manera ágil.

– Reparto y lectura. Existen situaciones en las que hay que visitar un conjunto de viviendas que se encuentran relativamente esparcidas (no edificios, más bien urbanizaciones) en las que este gadget sería ideal. El cartero que lleva el correo, el lector que lee los contadores de luz, agua o gas, el repartidor de publicidad,… En estos casos, se podría mejorar la productividad enormemente.

– Complejos Turísticos. Muchos complejos turísticos, normalmente en zonas de costa, están algo alejados para que los huéspedes pueden ir a visitar, por ejemplo, un centro comercial cercano. En estos casos, si el hotel cuenta con un pool de patinetes al servicio de sus clientes, a buen seguro que estos lo agradecerán.

– Grandes Almacenes. En ocasiones hemos visto como en almacenes donde se guarda mercancía, los operarios se trasladan mediante patines en línea o bicicletas. En estos casos, también un patinete eléctrico ligero y de gran autonomía podría hacer las delicias de los trabajadores.

– Eventos deportivos. Todos hemos visto en los grandes premios de motociclismo o automovilismo como los equipos de apoyo en tierra tienen que trasladarse de boxes a distintas zonas administrativas, a prensa o a cualquier zona de las instalaciones a una velocidad moderada pero a la vez ágil.  Otra situación donde puede haber un encaje perfecto.

Hoy por hoy el Ecoreco se vende en Estados Unidos y en Asia, aunque comercializado bajo otras denominaciones. En Estados Unidos está encontrando buena acogida en ciudades como San Francisco y Nueva York. Los planes más inmediatos también pasan por abordar el mercado latino.

Conclusión

El Ecoreco nos ha sorprendido por su alta autonomía y su velocidad. Su otra gran virtud es la capacidad para reducirse y ocupar un espacio muy pequeño. Hay gente que lo mueve en avión de un país a otro y te garantiza que allí donde vayas tienes un medio de transporte para trayectos cortos.

Lo que está claro es que en ambientes urbanos encaja muy bien. Es cierto que requiere cierta uniformidad en el terreno y lo ideal es poder utilizarlo en carril bici, infraestructura por otra parte cada vez más extendida en las grandes urbes.

La suspensión es limitada en el modelo M3 pero está ya en el mercado el modelo M5, con una suspensión completa. También sabemos que el producto seguirá evolucionando aunque el M3 seguirá existiendo como modelo básico.

En el aspecto que más nos importa, el impacto ecológico, podemos decir que es de lo más eficiente con tracción no humana que podemos encontrar. Casi no tiene sentido medir el kilometraje capaz de hacer con un dólar, su eficiencia en este aspecto es alta se mire por donde se mire.

Hemos disfrutado y hemos grabado un vídeo para nuestros lectores mostrando la experiencia con él.


About the Author

No hay evento capaz de superar la ratio satisfacción/coste de una puesta de sol.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies