/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Transporte 1366_2000

Published on July 15th, 2016 | by Daniel Castillejo

Cómo sacar los coches del centro de Lyon (sin prohibirlos)

Lyon, la tercera ciudad francesa, es conocida por su peculiar modelo de transporte urbano. Una política muy clara que persigue la expulsión de los vehículos particulares del centro de la ciudad, impulsada desde el Ayuntamiento desde el año 2000, ha conseguido una reducción drástica de su presencia y, a la vez, la creación de un sistema de transporte público práctico y eficaz.

1366_2002Todo empezó realmente en 2.001, cuando Gérard Collomb fue elegido alcalde de la ciudad. Junto con el urbanista Gilles Vesco lideró este proyecto que consiguió, en pocos años, cambiarle la cara a una ciudad que, hasta entonces, estaba atestada de vehículos. Y todo esto lo han conseguido sin prohibiciones ni impuestos.

Lo primero que hicieron fue eliminar el aparcamiento en superficie, enviándolo al subsuelo. El nuevo espacio fue ocupado por parques, carriles bici y paseos. Para evitar que estos aparcamientos subterráneos atrajeran más tráfico se potenció la red de metro y tranvía. Pero lo que supuso el cambio más palpable fue la creación del sistema de bicis públicas Velov, primero de implantación a escala urbana en el mundo, en 2.005. El sistema, que está siendo imitado con éxito en ciudades de todo el planeta, cuenta en la actualidad con 4.000 bicicletas, 60.000 usuarios habituales y 614 kilómetros de ciclovías. Su crecimiento es imparable y ha contribuido también al incremento del uso de la bicicleta particular en la ciudad. Otro elemento interesante del cambio de Lyon es el apoyo al sistema de carpooling (particulares que comparten sus coches). Incluso se ha creado uno de carácter público, con vehículos eléctricos, que se llama Bluely.

velov-lyonPara el alcalde la clave está en la información. Si un usuario sabe cuántas bicis hay disponibles a su alrededor, si sabe cuándo llegará el próximo autobús, o si puede aparcar el coche en un aparcamiento concreto, usará el sistema público de transporte, porque le resultará más cómodo que su vehículo particular. A lo largo de estos años el número de coches que entran al centro a disminuido un 20 %, y se espera que la tendencia continúe así. El modelo de Lyon demuestra que con políticas públicas sensatas y bien dirigidas se pueden lograr grandes cosas sin tocar el bolsillo de los ciudadanos.

 

Tags: , , , ,


About the Author



Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies