/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Transporte Carsharing-launch-NUI-Galway-2010

Published on February 17th, 2015 | by Daniel Castillejo

0

Compartir coche: una forma de ahorrar en dinero y también en contaminación

carsharingUno de los más graves problemas que tenemos hoy en día en las ciudades es la contaminación provocada por los automóviles. De hecho, ya hay ciudades que han tomado medidas al respecto, como el peaje que cobra el Ayuntamiento de Londres para acceder al centro de la ciudad, que ha contribuido a disminuir el tráfico en dicha zona. Incluso París se está planteando prohibir el acceso de vehículos diésel para el año 2020.

Otra de las formas de reducir el uso del coche en las ciudades es compartirlo. Esto se conoce a nivel mundial como el carsharing. Existen multitud de iniciativas funcionando desde hace años en multitud de países. Aquí van algunas de las más interesantes.

ZIPCAR. Es una empresa estadounidense fundada en la ciudad de Cambridge allá por el año 2000. Su filosofía es muy sencilla: los usuarios del servicio comparten el uso de la flota de vehículos, pero no el trayecto. Mediante una sencilla aplicación en el móvil, el usuario de Zipcar puede reservar el vehículo por un mínimo de una hora y un máximo de 4 días. La clave de su éxito está en la flexibilidad: se puede reservar un coche todos los días a la misma hora, o hacer un uso puntual del mismo. Los coches están distribuidos por distintas ciudades de Estados Unidos, Canadá, Francia, España, Austria y Reino Unido y se pueden abrir desde la misma aplicación del móvil o con una tarjeta. La iniciativa ha tenido tanto éxito que ya cuenta con más de 700.000 usuarios y fue comprada por la compañía de alquiler Avis en 2013 por 500 millones de dólares.

2048_car2go-staffel-bilder-2-berlin-car-2-go

CAR2GO. Está iniciativa, aunque parecida, es bastante distinta de Zipcar, ya que partió de un fabricante de coches, Daimler, en el año 2008 en la ciudad de Ulm, en Alemania. De hecho, la flota de vehículos se compone, exclusivamente, de Smarts. Para usar el vehículo no hace falta reserva previa. Se puede alquilar por minutos, horas o días y se puede dejar aparcado el mismo en cualquier aparcamiento legal, siempre dentro de la zona de operaciones determinada por la empresa. Car2Go está implantado en diversas ciudades de Estados Unidos y de Europa y se maneja con facilidad desde una aplicación de móvil.

AUTOLIB. Este sistema de carsharing de vehículos eléctricos nació como complemento al sistema de alquiler de bicicletas público Vélib de la ciudad de París en diciembre de 2011. El sistema es parecido al de las bicicletas: por toda la ciudad se distribuyen una serie de estaciones donde se recargan y aparcan los vehículos. Una tarjeta y una aplicación de móvil facilitan el uso de los mismos. Hasta julio de 2014 se habían instalado casi 900 estaciones con más de 2500 vehículos a disposición de los usuarios del servicio. El Ayuntamiento espera que Autolib permita una reducción del 20 % de las emisiones de los vehículos que circulan por la ciudad desde su puesta en marcha hasta 2020. Todo un reto.

GETAROUND. La filosofía de Getaround, que inició su actividad en 2011 en la ciudad de San Francisco, es bien distinta de las anteriores. En este caso, la compañía no dispone de flota de vehículos, sino que permite que propietarios de vehículos privados los puedan ofrecer en alquiler a los usuarios de Getaround, poniéndolos en contacto. El precio lo pone el propietario y la compañía se lleva un porcentaje por la gestión. El sistema es muy flexible, permitiendo la gestión vía web o a través de una aplicación en el móvil. Para el uso del vehículo se puede recurrir a la tradicional llave o se puede instalar un kit proporcionado por la compañía que permite la apertura del vehículo mediante el móvil del usuario a través de internet.

Como habéis podido leer, existen en la actualidad muchas opciones a la hora de compartir coche y reducir así, el número de vehículos en nuestras ciudades. ¿Estarán contados los días de los vehículos en propiedad? Ya veremos. La opción, desde luego, existe y es real. Sólo tenemos que hacerlo.

 


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies