/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Transporte 00ca3d24-861f-48f2-91ff-7837753b63b0-620x372

Published on July 13th, 2015 | by Daniel Castillejo

0

Una serpiente ciclista en Copenague

Uno de los problemas más comunes que se encuentran los ciclistas en las ciudades es la discontinuidad de los carriles-bici en muchos puntos de su recorrido. La preponderancia del tráfico de vehículos a motor sigue siendo evidente y el diseño de las vías por donde circulan tiene una continuidad que no disfrutan peatones o ciclistas: escalones, rampas, escaleras, incómodos puentes… son elementos a los que cualquier ciclista se enfrenta todos los días.

f41c2026-f0dc-4a05-b89b-c6a8fa32e05c-620x446En Copenague nos han vuelto a demostrar que se le puede dar la vuelta a la tortilla. En el puerto había un punto en el que los ciclistas tenían que apearse de la bici para poder recorrer unos escalones o tomar un desvío por una zona compartida con peatones para poder cruzarlo. Tras ocho años de espera, en 2014 se solucionó el problema con la construcción de un puente sinuoso combinado con una vía ciclista elevada sobre la zona peatonal. Es el Cykelslangen (Serpiente Ciclista).

La solución es una de esas raras ocurrencias que suceden en Copenague en las que todos quedan contentos: los automovilistas no se han visto afectados en absoluto, los peatones han recuperado su espacio y los ciclistas están, simplemente, encantados. Recorrer los 220 m del puente-viaducto es un verdadero disfrute, con sus 4 m de ancho y sus preciosas vistas sobre el puerto.

ea6b0952-db19-4864-9e02-d6e68e84ace8-620x451Con las infraestructuras pasa igual con los ciclistas y los automovilistas: si se construyen, atraerán más tráfico. Si bien los coches siguen ocupando la mayor parte del espacio urbano en Copenague, la bici sigue su paso, lento, pero seguro, conquistando poco a poco, metro a metro, su parte de la ciudad. Cada puente, cada carril que se construye es un paso seguro, sin vuelta atrás. Los usuarios siempre piden más. Ninguna ciudad debería carecer de estas infraestructuras.

 

Visto en The Guardian.


About the Author



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies