/*Google Analytics*/
Make Image responsive

Tecnología Iglesia del Jubileo, Roma, con fachada autolimpiante.

Published on November 1st, 2015 | by Daniel Castillejo

Edificios que eliminan contaminación

Ya hablamos en otra ocasión de los edificios que limpian el aire que hay a su alrededor. El caso es que, como en otros ámbitos de la vida, hay temas que son recurrentes y, cómo no, en el dinámico mundo de la protección del medioambiente, mucho más. Y buceando en el océano de los ceros y los unos nos hemos encontrado con un artículo que vuelve a hablar sobre este asunto tan en voga.

En este caso, la noticia habla de un químico italiano, Luigi Cassar, que, buscando la manera de que las fachadas de hormigón no perdieran su color en condiciones de exposición a contaminación, se encontró con un material que, no sólo mantenía limpio el hormigón, sino que también eliminaba la contaminación en el aire que rodea el edificio. Aparentemente es un win-win. Veamos si es tan bueno como parece.

diagram(2)¿Cómo funciona? Cuando limpiamos una superficie usamos una substancia que rompe la suciedad y energía para eliminarla. En el caso del producto desarrollado por Cassar, se usa la energía del sol y óxido de titanio incorporado a la mezcla del hormigón, nada más. Al recibir los óxidos de titanio la luz y el calor provenientes del sol, rompen la suciedad en moléculas como oxígeno, agua, dióxido de carbono, nitratos y sulfatos. Los gases resultantes se disipan en el aire y los sólidos y líquidos son lavados por el agua de lluvia. En el caso de los contaminantes contenidos en el aire, se produce la misma reacción al chocar estos con la fachada.

¿Hay algún problema? Algunos científicos han encontrado algunos problemas:

– las sustancias resultantes del proceso acaban al final en las aguas subterráneas. En el caso de los nitratos, unos niveles altos pueden provocar un crecimiento excesivo y perjudicial de las algas en ríos y lagos.

– como han demostrado unos investigadores de la Universidad de Indiana, la reacción en la realidad es muy distinta de la observada en laboratorio, al cambiar las condiciones de humedad y contaminación.

– los hornos que producen el cemento que se usa para hacer hormigón expulsan grandes cantidades de óxidos de nitrógeno y dióxidos de azufre, de forma que el nuevo cemento tendría que ser muy efectivo en la limpieza para que el balance total fuera neto.


¿A qué conclusión podemos llegar? Es difícil, en esto de la construcción sostenible, ser coherente y encontrar productos o formas de construir que sean 100 % ecológicas, sin contradicciones. El problema está en que, hoy en día, se frivoliza muchas veces con la ecología y se venden cosas como “verdes” que, una vez analizadas, no lo son tanto, al centrarse tan sólo en un aspecto del producto. En este caso, parece que el invento de Luigi Cassar es efectivo en el mantenimiento del color en el hormigón. Lo de que el hormigón limpia el aire, con lo contaminante que es su fabricación, y sin haber resuelto a dónde van a parar las sustancias resultantes de la limpieza, no tenemos tan claro que sea un avance medioambiental.

 

 

 


About the Author



Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies